Línea Actual | Decorar con negro
9189
post-template-default,single,single-post,postid-9189,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Decorar con negro

Decorar con negro

El negro es un color clásico, sofisticado, elegante y misterioso, y nos encanta a la hora de vestir. Pero en cuanto a la decoración, es un color muy arriesgado. Si eres un enamorado de este color y te gustaría llevarlo hasta tu casa, en el blog de hoy te dejamos una serie de consejos para ayudarte: desde aplicado en las paredes, gracias a intensas pinturas, pasando por papeles pintados con dibujos hasta pequeños detalles, no dudes en decorar con negro si es tu sueño.

Uno de los usos más comunes es aplicarlo como si fuera un telón de fondo para dar más protagonismo a colores presentes en textiles y tapicerías, teniendo siempre muy claro de antemano cómo queremos combinarlo.

En una cocina o un salón, la combinación del negro con blanco aporta elegancia y glamour, ya que otorga equilibrio y una puesta en escena de lujo. Es el el dúo cromático por excelencia, y se puede dar desde combinando los colores de pintura de las paredes hasta los muebles.

Si cuentas con espacios amplios y luminosos, lánzate a pintar las paredes de negro mate o a teñir las vigas de madera del techo; pero si la estancia es muy oscura, mejor que optes por detalles como mesitas, estanterías u objetos de decoración, ya que el negro absorbe la luz. Una solución muy original es reservar las superficies más próximas a la fuente de luz natural para este color.

Pero si no tienes estancias demasiado amplias, no te preocupes. No tienes por qué renunciar al negro, solo basta con saber jugar con este color de una manera más moderada e ingeniosa. Los aseos pequeños son el ejemplo perfecto: un revestimiento cerámico en negro, con un aire vintage, puede transformarlo en un baño a la última.

¡Y no te olvides de las pizarras! Un lienzo negro cuya decoración cambia cada día.

Y recuerda que, como en todo, es importante no pecar de exceso. Decorar la casa en negro implica todo un mundo de posibilidades estéticas y visuales, pero también conlleva ciertos riesgos, y es importante no dejarse seducir por él. Cómo suele decirse, en el término medio está la virtud.