Línea Actual | Grifos
9198
post-template-default,single,single-post,postid-9198,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-4,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Grifos

Grifos

 

Grifos

 

Si estás pensando en reformar tu cuarto de baño, o más concretamente tu lavabo, estás de suerte, porque en el blog de hoy os vamos a hablar sobre… ¡grifos!

Existen varios tipos, y cada uno de ellos ofrece unas posibilidades diferentes. ¿Cuáles son? Atentos.

 

Tipos de grifos

 

Grifos individuales

Son los más sencillos. A través de ellos solo podemos obtener una temperatura de agua; o fría, o caliente. Suelen constar de un único botón, y es muy común encontrarlos en los vestuarios del colegio, el gimnasio o el polideportivo.

 

En batería

En este caso tenemos un caño y dos llaves de paso, una de agua caliente y otra de agua fría, que al abrirlas permiten el paso del agua con la temperatura correspondiente, y ambas acaban mezclándose al salir por el caño. Son muy comunes en duchas y bañeras, aunque ya no es tán común su utilización.

 

Monomando

Consta de un caño con un único mando que abre una llave que deja pasar tanto el agua caliente como la fría. Dirigiendo el mando hacia la derecha o la izquierda, obtendremos una temperatura u otra, además de controlar la cantidad y presión del agua moviendo el mando en posición vertical. Este tipo de grifos son muy comunes en lavabos y fregaderas, y también en duchas, bañeras o bidés. Es el más utilizado.

 

Mezclador termostático

El grifo que está de moda. Es la opción más contemporánea, pues ofrece un control del caudal del agua y de los grados a la que queremos que salga. Dispone de dos mandos diferentes para controlar cada una de ellas, rotándolos hacia delante y hacia atrás para aumentar o disminuir estos valores. Son más caros que los otros tipos de grifos, pero el manejo y control sobre el agua es también mayor.

 

Y ahora, dinos: ¿cuál tienes en tu casa y por cuál te decantas?